Las espinas mágicas

Posted on Actualizado enn

En un reino muy alejado había un bosque lleno de álamos. Y en el centro mismo del bosque había un rosal que crecía sobre el tronco de uno de los árboles.

No habría nada de particular en ese rosal, a menos que les dijera que era mágico. Tenía unas flores que cuando se abrían dejaban al descubierto a las hadas protectoras del bosque. Pero cuando las flores se cerraban, las espinas se volvían peligrosas…

Cerca del bosque habitaba la malvada bruja Serafina. Que no era ni tan malvada ni tan bruja. Pero le gustaba que los demás pensaran que era muy mala, por eso cada día ponía carteles por todo el bosque con su foto y la leyenda: “Buscada por realizar encantamientos malignos”. La verdad es que cuando ella realizaba sus encantamientos, todo le salía mal. Y cada vez que intentaba convertir a alguien en un escuerzo o en un murciélago, conseguía flores o palomas.

Se estarán preguntando qué tienen que ver el rosal mágico con la bruja Serafina. Pues resulta que una noche un caballero que bajó de la montaña se adentró en el bosque de noche y se pinchó con una espina del rosal.

¿Y qué tiene que ver el caballero con nuestra bruja? El caballero iba por el bosque cuando la bruja, que andaba pegando carteles, lo vio y se enamoró.

Tan enamorada estaba que intentó hacer un hechizo para transformarse en una princesa. Por eso corrió a su cabaña para preparar un brebaje antes de ver la transformación del caballero.

Mezcló telas de araña con huevos de picaflores, alas de abeja, pero… necesitaba un ingrediente más: un pétalo de rosa.

Mientras el ciervo-caballero recorría el bosque nocturno buscando algo de agua, nuestra malvada Serafina se disponía a robar un pétalo de rosa. Y cuando se acercó al rosal, con mucho cuidado porque sabía que podía pincharse, el ciervo apareció asustando a la brujita y haciendo que ella perdiera el equilibrio… Sí, ¡qué torpeza! la bruja se pinchó y se convirtió en una liebre que salió brincando de aquí para allá.

El ciervo-caballero quedó encantado con la bruja. Pero al ser testigo del accidente también se dio cuenta de cuál había sido el origen de su transformación.

─Si tocara nuevamente una espina, me volvería a convertir… ─se dijo─, pero antes me gustaría encontrar a esa brujita para volverla a su estado normal.

Entonces fue a buscar a la liebre.

Corrió por todo el bosque, de árbol en árbol. No lograba atrapar a la veloz liebre que huía espantada. Así siguieron buen rato. Hasta que por fin la atrapó y la llevó hasta el rosal, justo en el momento en que salió el sol.

Como dije antes, de día las rosas se abrían dejando paso a las hadas. Así que cuando el ciervo pinchó a la liebre no pasó nada. Intentó luego en él mismo y tampoco hubo cambios. El ciervo se quedó sentado en el piso decepcionado. Soltó a la liebre y se quedó mirando el cielo.

Pasó un rato y los dos se miraban con recelo. Nunca volverían a ser los de antes. Así como estaban no se gustaban. Entonces se dieron la espalda y caminaron hacia lados opuestos.

Pero… como en toda historia mágica, las hadas estaban atentas viendo todo lo que pasaba. Entonces decidieron intervenir.  Lanzaron un hechizo sobre el ciervo y la liebre y siguieron con sus cosas hasta que se volviera a hacer de noche.

Al volver la oscuridad, el ciervo y la liebre se encontraron nuevamente junto al rosal. Se miraban feo, como si el recuerdo de lo que habían sido antes les doliera.

Pero como si no tuvieran voluntad propia se acercaron hasta el rosal y, al mismo tiempo, dejaron que una espina los pinchara bajo la luz de la luna.

Entonces la magia de las hadas los transformó. Pero no volvieron a ser un caballero y una bruja. Él y ella tomaron la forma de dos lechuzas. Las hadas les dieron alas y ojos para ver más allá de la oscuridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s