Mariposas nocturnas

Posted on Actualizado enn

Trenti y Vale, las ardillas

abren sus ojos de frutilla.

Es que el sol ha despertado

y todo el bosque ha iluminado.

 

Trenti y Vale, van buscando

comida y flores andando.

Es que siempre de mañana

tienen hambre de manada.

 

Trenti va por un camino

y algo la llama con un guiño.

Dos mariposas, hermosas alas

juntas y quietas como congeladas.

 

Vale se acerca y dice esto es raro

están muy quietas, no han escapado.

Trenti las toca y las siente duras

son mariposas como esculturas.

 

Las dos ardillas vuelven a casa,

buscan agua, nueces y pasas.

Nada revive a las mariposas

tan delicadas tan hermosas.

 

Van a buscar del bosque al hada

quien las contempla embelesada.

Trenti le pide que las reviva

con polvos mágicos y hojas de vida.

 

El hada muy seria se concentra

mira y estudia lo que le muestran.

Al rato dice que tanto brillo

no es de mariposa, es de anillo.

 

Nuestras ardillas son porfiadas

de tanto insistir intenta el hada.

Lanza hechizos con su varita,

le dice: vuela, salta y brinca.

 

Pero a pesar de tanto insistir

no pasa nada, no hay revivir.

Decepcionadas las ardillas

se van muy tristes las bobillas.

 

El anillo queda solo en el claro

pasan mariposas por su lado.

Pasan hormigas, aves, abejas,

todos se asombran de que no vuelan.

 

Y cuando el bosque a dormir vuelve

y la luna llena trae su duende,

el anillo solo a moverse empieza.

Mariposas nocturnas se despiertan.

 

Meg

17-7-16

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s