Leopardo y los cazadores

Posted on Actualizado enn

leopardoLeopardo vivía en un palacio,

un palacio de espaguetis.

De noche silbaba y silbaba

su más querida tonada.

Allá lejos en la noche

un barco traía su carga:

una boya reluciente

cruzando ríos y puentes.

Arrastraba la pesada

jaula de oro y de rubíes

que brillaba con la luna

y cegaba a las atunas.

Al llegarse hasta la orilla

comenzaron desembarco.

La jaula brillaba oronda.

Leopardo temía en la fronda.

Animales comentaban

que quién sería enjaulado.

Leopardo estaba seguro

de su funesto futuro.

Salieron a la carrera

todos los bichos salvajes,

dejando el palacio solo,

preocupados por sus lomos.

Grande sería la sorpresa

cuando, tres días después,

volvieron todos y vieron

que ¡no quedaba un fideo!

El palacio ya no estaba,

ni un espagueti quedaba.

Leopardo y sus compañeros

se miraron sin consuelo.

Leopardo muy confundido

dijo: gente encantadora

que no caza ni te atrapa

¡cazan fideos con cuchara!

La jaula que era una olla

brillaba con muchas luces,

al fuego se cocinaba

espagueti a la marsala.

Los bichos, también leopardo

pronto fueron invitados.

La selva quedó impregnada,

a sal y ajo perfumada.

 

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s