La invasión

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para perro y gatoLos gatos nos invadieron ese invierno. Todo fue silencioso y ágil como son ellos. Por cierto, son seres encantadores, pero cuando examinas la situación no resulta del todo soportable.

Comenzaron apropiándose de los sillones. ¿Quién no tiene un sillón, aunque sea viejo, en su casa? Hasta un puf les servía en su temible misión. Una vez adueñados de ellos el resto fue cosa fácil. Y vaya si eran malas sus intenciones. No recuerdo cómo era la vida antes. Solo sé que los perros éramos los dueños de la casa y que los humanos nos protegían y nos cuidaban como si fuéramos parte de la familia.

La cosa es que Michi me traicionó. Tan bien nos habíamos llevado desde que llegó. Lo adopté enseguida, le permití comer de mi plato y beber de mi taza. Y cuando tenía sueño usaba mi almohadón. Y si yo estaba en él, se acostaba a mi lado y practicaba sus pequeñas uñas sobre mi lomo.

Y un buen día se acomodó en el sillón, el mismo en el que el niño se sentaba a mirar esa caja con imágenes. Primero lo echaron, pero fue persistente y, cuando menos me lo esperaba, lo dejaron. Incluso le pusieron otro almohadón a un costado de la estufa.

He planeado por semanas recuperar mi lugar. Yo debería estar adentro. ¡Yo soy el que cuida de noche! Michi se escapa y se va por el barrio de techo en techo.

Llegará el día en que los perros recuperemos nuestro lugar. Por ahora solo me doy el gusto de chumbarle y arruinarle la siesta. Pero él me sorprende siempre. Se acerca y frota su lomo contra mí y eso me ablanda el corazón.

Parece que tendré que tolerarlo un poco más. A veces los humanos lo retan porque se acuesta a dormir arriba de la ropa para planchar o se pasea por la mesa cuando están comiendo. En esos momentos no me siento tan mal, hasta llego a sentir que deseo protegerlo.

Quizás volvamos a ser amigos. El otro día se acurrucó conmigo sobre el almohadón. Es increíble, pero empieza con su ronroneo y me olvido de la invasión.

Anuncios

2 comentarios sobre “La invasión

    beba pihen escribió:
    2 diciembre, 2018 en 1:39 am

    MUY TIERNO Y BIEN NARRADO. ORIGINAL EL RELATO DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL PERRO..

    Me gusta

      mireugen respondido:
      2 diciembre, 2018 en 10:50 am

      Muchas gracias, Beba. Se me ocurre que el punto de vista del perro puede ser parecido al de un hermanito mayor cuando nace un bebé..
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s